tips to talk about race with your racist loved ones

Consejos de Witchy para hablar sobre la raza con tus seres queridos racistas.

Creo que el cambio ocurre de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro, que necesitamos transformaciones sistémicas tanto como evoluciones personales, y que lo único que podemos hacer es lo que podemos hacer hoy, y nada más...pero que no podemos no hacerlo. ¿Se entiende?

Así que esta semana te contaré cómo conversar con el racista en tu vida. Esto NO es en vez de hacer tu parte en el cambio sistémico: participar en la vida cívica a nivel local y nacional, comprar en negocios de gente negra, salir a protestar, firmar peticiones, etc... puedes encontrar mucha información en línea sobre cómo participar en este momento. Asegúrate de hacer lo que mas puedas.

Pero hoy, me voy a enfocar en ayudarte a sobrevivir la próxima reunión familiar, o la cena de esta noche, con tu gente racista.

 

Consejo #1: Escucha (las personas rara vez cambian de opinión porque se les dice que lo hagan).

Cuando tu ser querido diga una imbecilidad racista, generalmente sirve un propósito: esa idea tiene una función en su vida. Es una forma de dar sentido al mundo, de justificar lo difíciles que están las cosas, de sentirse mejor consigo mismos. El escuchar el subtexto de su racismo te ayudará a lidiar mejor con su idiotez (recuerda, estamos hablando de seres queridos, sólo te estás dando la molestia de interactuar con esta gente porque el amor es el amor). Escucharles te dará una idea de qué miedo en realidad está ocultando su racismo. A veces da la impresión que algunas personas sólo quieren odiar sin razón. Sin embargo, ningún bebé nace racista, todos tuvimos que aprenderlo. Hay algo más detrás de ese racismo. Escúchalo.

Consejo #2: Empatizar (la gente quiere sentirse comprendida, incluso los racistas).

Una vez que entiendas lo que realmente está sucediendo y que está haciendo que tu ser querido diga una mierda indescriptiblemente jodida y racista, estarás mejor equipado para entablar un verdadero diálogo con ellos. Asegúrales que estás entendiendo el miedo / la necesidad / la visión del mundo subyacente que los lleva a hablar como lo hacen, a pesar de estar en desacuerdo 100%.

Consejo #3: encuentra puntos en común (la gente quiere lo mismo, solo estamos en desacuerdo sobre cómo lograrlo).

Del Consejo #2 deberías tener una buena idea sobre cuál es el miedo / la necesidad / la visión del mundo subyacente que tiene tu ser querido la cual alimenta su racismo. Por ejemplo, quieren sentirse seguros, quieren tener estabilidad económica, quieren un buen futuro para sus familias. Asegúrate de compartir con ellos sobre tus propios deseos y aspiraciones, miedos y necesidades, y explica que todas estas son necesidades muy humanas, pero…

Consejo #4: Ofrece nuevas ideas (las personas pueden aprender y aprenden).

... ser racista no va a mejorar tu vida simplemente porque se la estás jodiendo a otra persona. Los derechos humanos no son torta, no se acaban porque todos los tenemos. Asegúrate de estar lo suficientemente entendido en los conceptos básicos del racismo sistémico como para construir un argumento convincente sobre por qué no ser un racista de mierda no los perjudicará.

Consejo #5: Sepa cuándo callarse la boca (a veces las personas necesitan que no las jodan).

Algunas personas realmente no quieren escuchar, no todavía. No están listos para evolucionar. No importa. No te molestarías con una plantita chica por no ser árbol, pero el agua y la luz del sol que les traigas les va a servir más adelante. Ten fe.

Consejo #6: Desapégate del resultado (las personas cambian el mundo, pero rara vez en la forma en que piensan).

El punto de hablar sobre raza con tu ser querido racista no es que se conviertan en antirracistas de la noche a la mañana, sino en que tú seas el mejor antirracista que puedas. Y quién sabe, unos años más tarde, esta conversación podría ser recordada por ellos como el primer paso en su propio viaje hacia la liberación.

Consejo #7: Sigue (no puedes cambiar el mundo, pero puedes comenzar a cambiarlo).

Te recuerdo, no tenemos idea de qué papel real estamos jugando en la vida. No sabemos a quién estamos ayudando a cambiar. No podemos saber qué impacto tendrá nuestro amor. Pero igual hacemos lo correcto, porque ser así es la mejor manera de ser, y no porque recibamos un premio.

Ahí lo tienes, 7 consejos para hablar sobre raza con tus seres queridos racistas. Si deseas unirte a los próximos talleres con más herramientas y recursos para hacerlo con gracia, contactame aquí: FORMULARIO PARA CORREO ELECTRÓNICO. 

2 + 12 =

es_CLEspañol de Chile